24
Abr
10

La división del norte


La historia oficial de la Revolución Mexicana se encargó de presentar a la División del Norte como una extensión de Francisco Villa, y sobre éste se tejieron gran cantidad de mitos y leyendas sin pasar por alto sus antecedentes de bandido sanguinario, con el fin de descalificarlos. La ausencia de un plan político escrito en el que se plasmaran los objetivos y propósitos de su lucha, contribuyeron a considerar que este cuerpo militar carecía de una motivación identificada con las necesidades del pueblo.

…..Sin embargo, pese a ser Villa la figura que más se ha destacado de la División del Norte, este cuerpo militar contaba con gente que tenía objetivos claros y sabía para qué estaba ahí. Por el mismo ambiente en que se desarrollaron, habían adquirido también experiencia de lucha.

…..Para conocer a los hombres que integraron este ejército, Pedro Salmerón, en su obra La División del Norte, los hombres, las razones y la historia de un ejército del pueblo, nos hace viajar en el tiempo para recrear desde el ambiente geográfico hasta las problemáticas locales que cada pueblo de Chihuahua, el norte de Durango y la Comarca Lagunera (que abarca el norte y oriente del estado de Durango y el suroeste de Coahuila), venía arrastrando.

…..Nos muestra cómo intentaron encontrar soluciones y los múltiples caminos que probaron, desde las fórmulas legales hasta la conspiración. Cada comunidad tenía un representante que hablaba por todos los habitantes, ya fuera que enviara cartas de denuncia al periódico local o bien, si se consideraba necesario, para intentar hablar con el presidente de la república.

…..Actividad y efervescencia que existía antes de que Villa se convirtiera en primera figura del movimiento revolucionario y que continuaría aun después de la extinción de la División.
Como muestra de este estudio que incluye la lucha política regional y nacional, encontramos fragmentos como el siguiente, que nos ilustran acerca de la relación de los problemas de los pueblos y la conciencia de lucha de sus líderes:

…..La concentración de la tierra y los conflictos de los terratenientes con los pueblos libres (y, en algunos casos, con pueblos que no lo eran pero querían serlo) no eran nuevos en el partido de Cuencamé, pero la modernización porfirista los agudizó, sacando a la superficie viejas historias y creando otras nuevas. Estos conflictos de viejo cuño y de reciente factura convirtieron a la región en un foco revolucionario de gran potencial en las postrimerías del porfiriato: no es casualidad que los caudillos de la rebelión en Cuencamé, Calixto Contreras Espinosa y Severino Ceniceros Bocanegra, fueran con Toribio Ortega y Porfirio Talamantes, los de mayor y más clara vocación agrarista en las filas del villismo. 1

…..Contrario a la idea generalizada, los problemas de la vida rural no fueron el único fermento que incitara a la gente para incorporarse a las filas de la División del Norte. El ejército villista sumó entre sus filas también a representantes de la clase media con otras reivindicaciones por lograr y distintos motivos de descontento. Agravios como la imposibilidad de participar políticamente a través de algún cargo público, puesto que éstos se concentraban en manos de unas cuantas familias de la elite regional.

Qué decir del proletariado urbano, igualmente presente porque gracias a la difusión de las ideas del Partido Liberal Mexicano y de las organizaciones mutualistas habían adquirido una conciencia de clase, sobre todo la convicción de que el progreso de la región sólo beneficiaba a los grandes propietarios.

…..La División del Norte era, pues, un grupo muy heterogéneo en el cual los participantes tenían motivaciones claras y variadas para luchar. Ninguno de los integrantes tomó las armas al grito de “¡Viva Villa!”, pero como en muchos otros movimientos sociales, hubo demandas capaces de aglutinar.

Con estilo claro y prosa amena, Pedro Salmerón aporta los elementos para entender el proceso de maduración de los jefes regionales. La inicial participación guerrillera que les ganó el reconocimiento local para, posteriormente, integrar la hueste popular más poderosa de la Revolución Mexicana. Hombres comunes que, pese a haber sido derrotados, mantuvieron su lucha por la tierra hasta tiempos posteriores a la Revolución, de tal suerte que el presidente Lázaro Cárdenas realizó en la Comarca Lagunera uno de los repartos agrarios más importantes.

…..La lectura de esta obra es recomendable para el profesional de la Historia, pero también para quien se interesa en el tema sin ser especialista. De suyo, la Revolución, Villa y la División del Norte son temas con poder de seducción.

…..El libro desdibuja, sin duda, la leyenda negra creada alrededor de este cuerpo de combate, y eso logra el autor gracias a la documentación exhaustiva en archivos y testimonios de primera mano, así como el apoyo de otros estudios. Es un texto que contribuye a profundizar en el conocimiento de esta época de la Historia de México y, en particular, abre la posibilidad de reinterpretar a los protagonistas norteños de este momento histórico.

http://sepiensa.org.mx/contenidos/2007/d_divisonorte/p1.html


0 Responses to “La división del norte”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


La Revolucion: Diego Rivera

El papel del arte revolucionario

Durante y después de la Revolución Mexicana se elaboraron imágenes plásticas que representan la lucha revolucionaria, sus logros o a los protagonistas de la contienda (Emiliano Zapata es uno de los más retratados, pero también hay imágenes de Pancho Villa, Francisco I. Madero y otros). Sin embargo, no todas estas imágenes dicen lo mismo. Cada pintor tuvo su propia opinión de la Revolución según la experiencia que vivió durante esa época, y de acuerdo a la posición política y social en que se ubicó durante y después de 1921.
abril 2010
L M X J V S D
« Mar    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: